¿Erradicar la menstruación?

 

María AldozaMaría A
Investigadora
Columnista invitada
Contacto: maria.aldoza@gmail.com
Twitter: @marialdoza

 

El artículo “No necesitamos la menstruación“, publicado en la revista Cromos, nos habla de este tema tan gastado pero poco analizado del sangrado, que ha estado rodeado de rechazo y desconocimiento más que de aceptación y comprensión. Es amargamente sorprendente y a la vez predecible cómo este texto construye un discurso de promesas salvadoras que termina reproduciendo los mismos imaginarios viciados y muy nocivos de siempre: que la menstruación es difícil, dolorosa y requiere de todo un sacrificio para poder soportarse. Un padecimiento vergonzoso que estamos obligades a sufrir cada vez que, ante la ausencia de espermatozoides, no quedamos en embarazo; de acuerdo con con una “heterosexualidad biológica” que reduce el deseo a la reproducción y castiga su fracaso con malestar. Con un tono aparentemente solidario, el texto nos presenta una tentadora solución a ese gran problema de la menstruación.

Sin embargo, su propuesta no nos dice nada nuevo. La menstruación sigue figurando como esa pesadilla con la que tenemos que vivir siempre de una manera problemática e infructuosa. Pero lo que no menciona es que la menstruación se nos ha vuelto todo eso por la manera en que la concebimos, por la profunda ignorancia que nos separa de ella, además de las cargas emocionales e ideológicas que se le han puesto encima, hasta deformarla por completo. Pero esto es algo que la mayoría de nosotres no nos hemos tomado la molestia de detectar, ni nos hemos atrevido a cuestionar. Mientras tanto, el artículo nos habla de la preocupación médica por mejorar nuestra “calidad de vida”, sin que tengamos que hacer nada al respecto pues, como dice, se trata de una “magia” que nos ayuda a no preocuparnos más por las “ideas” que tenemos del cuerpo humano. ¿Acaso no suena sospechoso?

Ahora bien, ¿métodos hormonales para evitar la ovulación y suprimir el sangrado? Eso no es nada nuevo. Meternos hormonas que modifiquen nuestro cuerpo en vez de enfrentar la realidad y transformarla si así lo deseamos, es la solución más fácil para lograr “vivir sin esa aburridora acompañante”. Una vez más, la erradicación de lo indeseado es la única respuesta. Antes que conocernos y sanar por nuestra propia cuenta, es mucho más fácil desaparecer esa molesta presencia, inquietante y desconocida. No es una opción averiguar qué y cómo es la menstruación, si nuestro caso se ajusta o no al estereotipo circundante, si nos duele como dicen que duele y por qué. Lo único que queremos es “olvidarnos” y “dejar de preocuparnos”, huir de nuestra propia corporalidad.

Lo más preocupante es la superficialidad con la que se defiende el uso de hormonas. Pues, aunque el artículo menciona explícitamente que su consumo puede generar desordenes hormonales, se resuelve el “dilema” con una breve lista de “pros y contras”. Mientras los primeros prometen salvarnos de condiciones negativas asociadas a la feminidad como la maternidad, la fealdad, la enfermedad y el dolor; los segundos refieren los efectos que pueden tener sobre nuestro cuerpo (que es al que afectamos directamente), pero son presentados en términos ambiguos como: “riesgos”, “pequeños porcentajes”, “posibilidades” o “ciertos casos”. Por supuesto, no tenemos ni idea de lo que esos agentes externos pueden desencadenar en nuestro cuerpo pero, ¿para qué detenernos en eso? Al respecto no se ofrece ninguna información o explicación y, claro está, no nos importa en lo más mínimo con tal de que no tengamos que enfrentarlo.

Es cierto que la menstruación no nos hace más o menos femenines, precisamente cualquier cosa que hablemos de la menstruación más allá de lo que simplemente es, puede tomarse como una atribución entre muchas (si que esto tenga una connotación moral necesariamente). Y ¿qué es la menstruación? La información que hay al respecto no nos dice mucho, debido a que es sistemáticamente reducida a la función médica de la reproducción. Sin embargo, la menstruación hace parte de un proceso endocrino más complejo que involucra la formación y conservación de todo el cuerpo, incluyendo el mantenimiento de sistemas orgánicos como el cardiovascular y el óseo. Eliminar la menstruación a través del consumo de hormonas parece la solución más fácil, cuando en realidad se está desconociendo la importancia de la acción hormonal que nuestro cuerpo realiza de forma espontánea. Erradicar la menstruación implica negar la importancia de la incomodidad como signo del cambio que, lejos de la eliminación, busca que fluyamos con él hacia nuevos rumbos y estados.

La menstruación nos duele porque estamos desconctades de nuestros cuerpos y sobrecargamos de significados algo que no tiene que significar, a menos que así lo queramos. Nos duele porque es la característica de los cuerpos feminizados y oprimidos de esta sociedad, que se deben controlar para que puedan funcionar todas las jerarquías y poderes que nos someten. La menstruación está tan sobrecargada de prejuicios, juicios, de opiniones desinformadas y violentas que inevitablemente duele, cuando podría ser redescubierta como un proceso orgánico de algunos cuerpos, que nada tiene que ver con si somos mujeres u hombres o que si estamos pagando por desobedecer a algún mandato. Más que la menstruación, lo que no necesitamos es más definiciones trilladas acerca de nuestra corporalidad y la manera en que deberíamos reprimirla. En vez de que nos sigan diciendo qué hacer o no hacer, es preciso desarrollar la autonomía necesaria para decidir a criterio propio sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.


*Las posiciones son de las y los columnistas y no representan necesariamente las posturas de la Corporación Descontamina.

** Fotografía de la portada: https://ovarious.net/2016/12/14/all-i-want-for-christmas-are-some-reusable-menstrual-products/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s