¿Es la masacre de Orlando un problema nuestro?

David Sebastián Guáqueta RiveraDavid
Investigador Grupo Ahimsa
Corporación Descontamina
Psicólogo, Estudiante de Filosofía
Contacto: davidguache2@hotmail.com
Twitter: @davidguapato

Por todos los medios de comunicación en Colombia (televisión, revistas, periódicos, blogs, videos en Internet, etc.) se ha dado a conocer el lamentable evento en el que  Omar Siddique Mateen, de 29 años, asesinó a 49 personas en un bar gay de Orlando, Estados Unidos, y luego terminó muerto. La masacre ha sido vista por la gran mayoría como violencia generada por odio hacia las personas LGBTI. En respuesta a tan violento evento, han surgido múltiples y diversas movilizaciones en dicho país. Las respuestas han sido variadas: apoyo a las víctimas y a la población LGBTI en general, indiferencia, o incluso algunas personas han manifestado su apoyo con los asesinatos. Este último es el caso de una Iglesia Bautista en Westboro[1], pastores de distintas iglesias[2], o gran cantidad de personas que hicieron trinos en las redes sociales con el hashtag #MatarGaysNoEsDelito.

La cantidad de opiniones, reportajes y análisis en los medios fue inmensa, y la indignación sobre distintos aspectos de este evento estuvo presente en muchos lugares. En Colombia, muchas personas expresaron su apoyo con las víctimas y el rechazo frente a tal hecho atroz. Pero, igualmente alzaron la voz muchas personas alegando que estaba errado preocuparse por temas que no eran nuestros, que ocurrían en otro país, y que al hacerlo estábamos dejando de lado los problemas que ya tenemos acá. Si bien es cierto que el espacio mediático para la masacre opacó -si no es que ocupó totalmente- el espacio para problemas como el paro agrario y camionero, o la muerte de campesinos a manos de fuerzas del Estado colombiano; quiero dejar en cuestión esto de que “no es un problema nuestro”.

Empecemos por lo más general, ¿hay homofobia y violencia de género en Latinoamérica contra población LGBTI? No hace falta mucho para responder afirmativamente a esta pregunta. Semanas antes de la masacre en Orlando, en Xalapa, México, fueron asesinadas 12 personas en un bar gay[3]. En ese mismo país, un funcionario lamentó “que sólo fueron 50 y no 100”[4] los muertos. En MTV Latinoamérica, un programa transmitió gran cantidad de trinos que cayeron rápidamente en homofobia, y tuvieron que ser borrados y pedir disculpas públicas[5]. Esto por mencionar sólo algunas noticias en la región de estos últimos días.

Muy a pesar de que en Bogotá, al igual que otras ciudades del mundo, se manifestó apoyo a la población LGBTI[6] con muestras simbólicas de afecto y reconocimiento, es bien sabido que esto no refleja una realidad cultural en el país. La aceptación y la seguridad de la población LGBTI en Colombia siguen siendo muy bajas. Nada más recordemos todas las luchas que han marcado los últimos años por ser reconocidos en derechos y protección a nivel legal. Sólo para mencionar algunos: matrimonio igualitario, adopción, inclusión en la protección de la Ley Rosa Elvira Cely, entre otras. De igual forma, vale la pena recordar las miles de trabas que la Procuraduría y ciertos sectores políticos y sociales del país han plantado para dichos avances.

Pero entonces, ¿es la violencia contra la población LGBTI un problema del país? ¿Es la homofobia una violencia que se presenta aún en los niveles más locales? Recordemos que hace unos días, con relación a la masacre de Orlando, se amenazó por vía Twitter a la senadora Claudia López y la ministra Gina Parody, deseándoles haber muerto en dicha masacre[7]. Aunque la Fiscalía ya dio inicio a las investigaciones[8], no creo que este sea un problema de unos pocos que deban pagar por tales amenazas. Considero que manifestaciones como ésta, que por las redes sociales han proliferado con amenazas y silenciamientos a la población LGBTI y quienes los apoyen, reflejan una violencia de orden más estructural y cultural.

Fotografías tomada de la página Facebook [Información UIS]

Quiero referirme a un caso muy concreto que creo podría ejemplificar esto. ¿Hay homofobia en Bucaramanga? En la Universidad Industrial de Santander, la más grande de la región, en la facultad de Ciencias Humanas se colgó el día 13 de junio una bandera LGBTI apoyando a las víctimas de Orlando. No tardó mucho para que dicha bandera terminara en los orinales de uno de los baños del edificio. Pero este acto simbólico de silenciamiento y desprecio no terminó allí. De nuevo, las redes sociales se convirtieron en el escenario: las fotos (aquí presentadas) dieron inicio a un debate donde muchos comentarios aparecieron. Estuvieron los ya mencionados retractores de lamentarnos por “problemas que no son nuestros”, sin darse cuenta que con ello estaban manifestando lo nuestro que es dicho problema. Pero también se presentaron aquellos que con comentarios como “Que viva la Heterosexualidad”, “Yo no estoy en contra de los homosexuales, solo me fastidia que sean tan visajosos”, “Así como ustedes tienen derecho a expresarse libremente, dejen a los homófobos ser y ya todos relajados”, “Es estúpido quejarse por q la bandera la metieron al baño y la volvieron m…”. Detrás de estos y muchos otros comentarios que aparecieron, se encuentra la raíz de toda violencia: la exclusión justificada, la denigración simbólica, el silenciamiento y el desconocimiento.

Agresiones en las redes sociales, en las calles, buses que no paran cuando dos hombres se agarran de la mano, jóvenes que al besarse en un centro comercial son expulsados por no corresponder con el ideal beso entre hombre y mujer, una bandera LGBTI en un orinal dispuesta para ser denigrada como símbolo que es. Esta es la realidad que cotidianamente se vive en Bucaramanga y en toda Colombia. Esto sin mencionar la cantidad de asesinatos, agresiones físicas y violaciones, que ocurren diariamente en rincones del país por motivos de identidad de género y que permanecen silenciadas. La masacre de Orlando contra población LGBTI es un problema también nuestro, pues la homofobia, el odio y la imposibilidad de aceptar que las opciones de vida en la sexualidad son múltiples, siguen siendo la realidad de nuestro país. Por eso, no debe ser permitido el silencio frente a dichos crímenes, donde sea que ocurran, como no debe ser callado ningún tipo de crimen. Y aquél que intenta con amenazas, actos de desprecio y argumentos vacíos, ir en contra de dicha denuncia es tan homofóbico como aquél que decidió un día entrar a un bar gay a asesinar cuantas personas le fuese posible.


[1]El Diario (Junio 14, 2016). Fotos y videos: Iglesia se burla de las víctimas de Orlando. El Diario. Recuperado de http://www.eldiariony.com/2016/06/14/fotos-y-videos-iglesia-se-burla-de-las-victimas-de-orlando/; Prensa Cristiana (2016). Supuesta Iglesia bautista de Westboro celebra la masacre de Orlando. Prensa Cristiana. Recuperado de http://prensacristiana.org/supuesta-iglesia-bautista-westboro-celebra-la-masacre-orlando/.

[2] Univisión Noticias (Junio 14, 2016). Indignación ante un pastor hispano que celebró la masacre en Orlando. Univisión Noticias. Recuperado de http://www.univision.com/noticias/masacre-en-orlando/indignacion-ante-un-pastor-hispano-que-celebro-la-masacre-en-orlando.

[3] Kienyke (Junio 15, 2016). La masacre de un bar gay de México que el mundo ignoró. Kienyke. Recuperado de http://www.kienyke.com/noticias/la-masacre-bar-gay-mexico-mundo-ignoro/.

[4] Kienyke (Junio 15, 2016). Funcionario mexicano se burla de las víctimas de Orlando. Kienyke. Recuperado de http://www.kienyke.com/noticias/funcionario-mexicano-se-burla-de-las-victimas-de-orlando/.

[5] Clarin (Junio 14, 2016). Los tuits homofóbicos que MTV tuvo que borrar. Clarin. Recuperado de http://www.clarin.com/viste/tuits-homofobicos-MTV-borrar_0_1595240583.html.

[6] El Tiempo (2016). Ciudades del mundo se solidarizan con víctimas en Orlando. El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/multimedia/fotos/internacional13/ciudades-del-mundo-se-solidarizan-con-victimas-en-orlando/16618882.

[7] La Vanguardia (Junio 14, 2016). Indignación por mensajes homofóbicos contra Gina Parody y Claudia López. La Vanguardia Liberal. Recuperado de http://www.vanguardia.com/colombia/362098-indignacion-por-mensajes-homofobicos-contra-gina-parody-y-claudia-lopez.

[8] Pérez, J.A. (Junio 15, 2016). Fiscalía abrió investigación por trinos contra Gina Parody y Claudia López. El Colombiano. Recuperado de http://www.elcolombiano.com/colombia/fiscalia-abrio-investigacion-por-mensajes-contra-gina-parody-y-claudia-lopez-XG4392033.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s