Formas de relacionarnos desde temprana edad y sus impactos en la vida adulta

Jenny Estefany Valenzuela RincónEstefany
Investigadora Ahimsa
Corporación Descontamina
Contacto: tefavalenzuela@gmail.com
Twitter: @EstefanyV5

Recientemente, me encontraba leyendo un apartado del libro Inteligencia emocional de Daniel Goleman, en el que se cita una serie de estudios que deducen algunas de las principales diferencias emocionales entre los sexos/género. Según los autores de las investigaciones, las madres son más explicitas al momento de relatar a sus hijas sus propias experiencias. Esto provoca que las niñas desde muy temprana edad adquieran mayor vocabulario verbal y sepan enfrentar situaciones emocionales más acertadamente que los hombres, ellas forman grupos y hablan entre sí, en cambio, los niños se van a las discusiones acaloradas, y en la mayoría de ocasiones llegan a los golpes. Así, se van desarrollando las formas de relacionarnos y de asumir la realidad que se nos presenta en la vida diaria, configurando nuestro accionar en la adultez.

¿Estará lo anterior relacionado con el alto número de feminicidios? ¿Qué se puede hacer para contrarrestar estas acciones? El hecho de que las madres sean más abiertas con sus hijas se debe a la creencia de que las mujeres somos más sensibles a estas problemáticas y tenemos una actitud más abierta y comprensiva, pero ¿qué ocurre con los hombres? ¿A caso son incapaces de ser comprensivos?

Columna 6

Fuente: Naciones Unidas. (2015) Objetivos de desarrollo sostenible (Imagen). Recuperado de http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/gender-equality/

Estas habilidades, como bien menciona Goleman pueden ser aprehendidas por todos los seres humanos, debemos desde ya empezar a deconstruir las formas que tenemos de relacionarnos con quienes nos rodean, especialmente con niño/as pequeño/as, debido a que esta edad es en la cual se empiezan a formar y definir aspectos importantes de nuestra personalidad y como se mencionó anteriormente, nos da las herramientas necesarias para enfrentarnos a la vida cotidiana. Es totalmente necesario empezar a disminuir las brechas existentes entre niñas y niños: hay una necesidad de deshacer los estereotipos de género que asocian las niñas con el rosado y los niños con el azul, ellas siendo las que juegan a la casita y ellos siendo los jefes responsables del hogar, ellas siendo el alma de su casa y ellos marcados como el ente fuerte encargado de defender su hogar.

Mujeres y hombres tenemos las mismas habilidades, sin embargo, se cree en la superioridad masculina, por esto las mujeres no han realizado un ejercicio completo de empoderamiento, y es muy común que ellas mismas sigan reproduciendo a sus hijas e hijos pequeños estas formas de relacionarse, que inconscientemente definirán su actuar en el. Sin embargo, esto no debe ser fuente de críticas entre mismas mujeres, porque no todas están conscientes de estos temas y cada una actúa de acuerdo a los conocimientos que tiene, por esto vuelvo a mi llamado inicial, es totalmente necesario empezar a deconstruir las formas que tenemos de relacionarlos desde ya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s