¿Nos preocupamos por lo esencial?: La vida

Yira Isabel Miranda MonteroYira
Investigadora Grupo Ahimsa
Corporación Descontamina
Estudiante de Trabajo Social
Contacto: mirandamon21@hotmail.com
Twitter: @YiraMirandaM 

El 17 de junio del 2015, hace casi un año; el Instituto Humboldt publica un comunicado de prensa anunciando que Colombia era el primer país en generar una Lista Roja de Ecosistemas (LRE). ¿Teníamos conocimiento de eso? ¡Fuimos el primer país!… Resulta que dicha lista es un informe, donde fue reconocida la situación de los ecosistemas en el país para su análisis; de estos, el 22% se encuentra en estado crítico (CR), el 21% en estado de peligro (EN) y un 42% están catalogados con niveles de afectación (LC). Según las cifras, los más amenazados corresponden a los ecosistemas secos y humedales de la Región Andina y los bosques secos de la Región Caribe, donde proliferan acciones humanas asociadas con el sector extractivo-minero, la ganadería extensiva y las prácticas agrícolas insostenibles. Actualmente la primera versión de la categorización de LRE se desarrolló para ecosistemas terrestres y en una segunda fase deberán incluirse los ecosistemas marinos[1]. Es decir, aun no se conoce por completo la afectación y el daño causado a todos los ecosistemas nacionales, donde también se estima un detrimento a gran escala.

Columna 5.1

Fuente: Etter, A., Andrade, A., Amaya, P., y Arévalo, P. Aplicación de la Lista Roja de Ecosistemas (LRE) en Colombia. http://cmsdata.iucn.org/downloads/sintesis_final_lre_colombia__1_.pdf

Asimismo, el comunicado expresa que dicho ejercicio exploratorio generó un avance en el mapa de ecosistemas amenazados, el cual es un insumo para la agenda de investigación en biodiversidad del país, que espera integrar los análisis de diferentes disciplinas del conocimiento. Adicionalmente, los resultados de esta primera versión de ecosistemas amenazados, suministra información que debe ser el foco de atención no solo para investigadores, sino para los tomadores de decisiones que deberán considerar estas áreas como prioritarias para la conservación[2]. Sin embargo, hoy me pregunto ¿para qué ha servido el esfuerzo investigativo, académico y técnico en este tipo de estudios si quienes deben hacer algo al respecto no han tenido en cuenta estos resultados de investigación y desconocen la trascendencia de los problemas ambientales, se muestran insensibles ante sus consecuencias sociales en muchas comunidades y actúan con irresponsabilidad frente al cuidado y conservación de la naturaleza en nuestro país[3]? Un cuestionamiento extenso como el lapso en el que no se le ha prestado la atención suficiente al tema.

No se ha querido reconocer la importancia que tiene el cuidado de los servicios ecosistemicos como si se olvidara el hecho de que cohabitamos en un espacio finito, con prestaciones de la naturaleza que no agradecemos y mucho menos somos conscientes de su valor y su esfuerzo para mantener nuestra vida a pesar de las acciones contaminantes practicadas todos los días. Tal vez, no sea buena idea hablar se servicios y prestaciones pero al parecer funciona cuando debemos empezar a pagar caro por lo que se usa. Aunque, en estos días me encuentro en la ciudad de Barranquilla y resulta paradójico poder pasar los días con un clima que supera los 35° C en la sombra, querer ahorrar energía pero necesitando aires acondicionados para disminuir la temperatura corporal. Así que ya pagamos por ello y solo hasta que vimos encima el racionamiento de servicios como el agua y la energía, entonces si comenzamos a preocuparnos por la cultura del ahorro. Pero con estos climas tropicales y con cortos de energía ¿Cómo hacemos eso posible? Pues, ahora tenemos que hacer un esfuerzo mayor; ese es el compromiso.

Olvidamos que interexistimos e interdependemos entre seres vivos y entre estos y sus entornos[4]. Pero hay esperanza a pesar de lo difícil de la tarea. Personas que ya tienen una visión más clara al respecto como el ingeniero de petróleos que afirmó en la Comisión Quinta de la Cámara, que “la explotación de petróleo cerca de Caño Cristales puede hacer desaparecer la reserva natural”,  evidencia la importancia que merece la protección de la naturaleza; a pesar de encontrar como respuesta una opinión insolente y débil en argumentos de un presidente de Ecopetrol, representando una muestra más de la relevancia que se le dan a los negocios y al dinero antes que a la conservación de la vida misma. Tanto el ingeniero como el presidente de Ecopetrol son las dos caras de la moneda del capitalismo, de la modernidad/colonialidad; un ser humano que ya es consciente del daño irreversible causado, que ahora intenta hacer algo y recuerda a muchos otros y otras que han tomado las banderas del activismo ambientalista y han muerto en el intento como la líder indígena hondureña, Berta Cáceres.

Hay esperanza porque en pocos días he visto a muchos amigos y amigas siendo solidarios con la causa, empezando a mostrar su consciencia respecto al tema, visibilizando iniciativas que buscan incentivar el cuidado de la naturaleza asumiendo una responsabilidad colectiva más que necesaria, dado que, de eso depende ahora nuestra vida. Hay esperanza porque veo personas de todas las profesiones asumiendo una postura ante la situación ambiental del país e incluso del mundo. Es vital que recordemos que somos una especie más que también puede estar en vía de extinción por su propia mano. Aunque tal vez nada de esto nos alarme aún, muchos seguirán insistiendo y asumiendo la responsabilidad humana sobre el tema, sobre la vida, sobre la pervivencia. Así que invito a las y los que aún no asumen su responsabilidad desde las ciencias, el gobierno, las organizaciones, las comunidades y demás para crear y poner en marcha acciones cotidianas amables, solidarias y respetuosas de la diversidad tanto humana como medioambiental que todavía nos queda.


[1] Colombia el primer país en generar una Lista Roja de Ecosistemas. Boletín de prensa, Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. http://www.humboldt.org.co/es/noticias/zona-prensa/item/692-lista-roja-eco

[2] Ibidem

[3] Carta de la comunidad de estudiantes y profesores del programa académico interinstitucional de Doctorado en Ciencias Ambientales de la Universidad del Valle, Universidad del Cauca y la Universidad Tecnológica de Pereira a Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol. http://www.bluradio.com/129546/academicos-piden-la-renuncia-del-presidente-de-ecopetrol-tras-pelea-con-profesor

[4] ¿Qué hacemos? Línea de acción: Medio ambiente y economías de paz. Corporación Descontamina.  https://descontamina.org/lineas-de-accion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s